Llamados y agradecidos

La Palabra de Dios aclara acerca del gobierno que Dios quiere ejercer en el creyente. Ese “quiere ejercer”, sin embargo no significa una imposición u obligatoriedad de Dios sobre la persona sino más bien un deseo fuerte que Él quiere que la persona haga voluntariamente. A ese gobierno Él llama. Un gobierno donde Dios, por medio de Su Espíritu Santo quiere guiar al creyente a su perfecta voluntad que siempre será de bendición a la vida del cristiano. Dios espera obediencia a ese llamado. Un creyente se sentirá satisfecho siempre y cuando responda a ese llamado de su Señor. Los colosenses tenían la oportunidad de experimentar, en este caso la paz de Dios, que era quién los había llamado. Cuando la respuesta es positiva experimenta de parte de Dios una paz que la Palabra describe como indescriptible. Gedeón, en el antiguo testamento, fue llamado por el Dios de Paz (Jehová-Shalom) y en esta historia se nota que aún en medio del apremio por los enemigos, quien confía en Dios puede esperar con confianza en Él. Deje que Cristo le haga experimentare de su paz. Comprobará que aún en los momentos más críticos Dios lo llenará de su presencia.

Bosquejo

Texto: Colosenses 3:1-17

Tema: EL GOBIERNO DE MI VIDA

Se vive según quien gobierna. Ej.: Los gobiernos de una organización o una empresa. Los propósitos de una empresa llevaran a una cultura. Lo mismo sucede en la vida personal: Quien gobierna la vida llevará a cabo su propósito.  Consideremos algunas características del gobierno de Cristo.

Consideremos:

I) LA PAZ DE CRISTO. Colosenses 3:15a..

A) La gran bendición de la reconciliación. Romanos 5:1
B) ¡Abundancia de paz! Jeremías 33:6
C) Muchos llegan al ministerio diciendo: “Necesito paz”. Lucas 1:79.
D) Paz que supera el entendimiento humano. Filipenses 4:7

II) LA GRATITUD. Colosenses 3:15b. 

A) Reino inconmovible, gratitud y servicio. Hebreos 12:28.
B) Ser agradecido lleva de triunfo en triunfo. 2° Corintios 2:14
C) Las dos aristas presentadas por el apóstol. Filipenses 4:6
1. No solo peticiones. 2. también acción de gracias.

III) LA PALABRA DE DIOS.

A) Tres connotaciones de la palabra. Colosenses 3:16
1. Enseñanza. 2. Exhortación. 3. Sabiduría
B) Es la única opción para tener éxito en la vida. Josué 1:8
C) Señorío de la palabra: Bendición integral. Salmo 1:1-2.
D) El patrón de la palabra marca los principios de la vida cristiana.
Salmos 119:105

IV) UNA VIDA DE ALABANZA. Colosenses 3:16d

A) La naturaleza y los ángeles tienen su canto. Salmo 19:1-2
B) Pero los hijos de Dios tienen el cantico de salvación. Apocalipsis 15:3
C) La alabanza trae victoria. 2° Crónicas 20:19
D) La experiencia de Pablo y su asistente Silas. Hechos 16:25

V) LAS OBRAS. Colosenses 3:17

A) Motivos que impulsan a obrar: Egoístas, altruistas, fama y otros.
B) Ninguno es tan hermoso como el de agradar a Dios. Colosenses 3:23.
C) La indicación de un siervo que agradó al Señor. Colosenses 1:10.

CONCLUSIÓN: Una oración matutina de todo hijo de Dios debe ser: “Señor, guarda mi manera de hablar y mi forma de actuar” Aquel que comienza el día de esa forma, al llegar la noche comprobará que vale el esfuerzo vivir bajo el gobierno de Cristo.

Venga tu Reino.

Jesucristo pronunció esta contundente frase en el sabido “Padrenuestro”. En medio de una cita de grandes verdades, el llamó a su Padre invitando a que se establezca el gobierno de Dios en… ¿En dónde? ¿Era en la tierra, donde imperaba Herodes en el reino conocido más famoso del momento? ¿O era en el mundo entero donde no se sabía siquiera donde terminaba todo? ¿O era en el corazón de cada uno de sus seguidores? El clamor de “VENGA TU REINO se refería más a una pedido particular que general. Por eso podemos afirmar que la última opción era la que el Señor estaba eligiendo, pues él se estaba refiriendo a sus seguidores o discípulos. El gobierno de Dios también hoy, llama al corazón de cada uno que personalmente le ofrece al Señor una morada donde posar y una vida a utilizar. Es aprender a seguirle y obedecerle sin reservas ni objeciones. Este gobierno Divino llevará al cristiano a experimentar la gloria de Dios en cada paso, pues en la obediencia hay bendición. Aquellos que han dicho “te seguiré” o “Aquí estoy” o expresiones similares disfrutaron de innumerables bendiciones que además han bendecido a otros. Elija sin lugar a dudas la opción de permitir el gobierno de Dios sobre su vida. Abundantes riquezas alcanzará para dar testimonio de Su amor sobre su vida familia e iglesia.