Cambio de domicilio.

La mayoría de las personas alguna vez han tenido que denunciar en forma oficial un cambio de domicilio. Mudanzas por otro alquiler o la casa propia u otra localidad o causa han hecho que se deba realizar el trámite correspondiente. A su vez, este cambio implicaba incertidumbre del nuevo lugar, el barrio, los vecinos etc. La historia del gadareno muestra en las Escrituras una “traslación” maravillosa de alguien que fue un emblema en lo que es mudanza. Este hombre, con residencia en un cementerio, fue transformado por Jesucristo de tal manera que cambió su aspecto (antes estaba desnudo y ahora vestido), su comportamiento (esta sacado y ahora en su cabal juicio) y su domicilio, pues Jesús lo envía a contar el milagro recibido en su ciudad. Sabiendo que el mayor milagro es la entrada espiritual al reino, no podemos dejar de decir que la vida de este hombre fue un testimonio perfecto de como el Señor Jesús traslada una vida de miseria a bendición y de oscuridad a luz. Este fue un cambio de domicilio maravilloso, cambio que Dios quiere repetir en otros a través de su pueblo. Que la Iglesia Emanuel, sea ese pueblo.

Bosquejo

Texto: Colosenses 1:1-13

Tema: ¿A qué lugar pertenezco?

Introducción: ¿Recuerda el lugar en el que vivió su infancia? Algunos lo recuerdan con mucha alegría y otros lo quisieran olvidar. Agradecen por el día, en que fueron trasladados a otro lugar. Algo parecido sucede en el mundo espiritual, con todo aquel que recibe a Jesucristo como Salvador y Señor.

Consideremos:

I) ¿DE DONDE FUIMOS TRALADADOS?

A) De los reinos de este mundo. Mateo 4:8a.
B) De la gloria de este mundo. Mateo 4:8b
C) De la miseria de este mundo. Romanos 7:24.
D) De la potestad de las tinieblas.
Colosenses 1:13
E) De los deseos del diablo.
San Juan 8:44a

II) ¿A DÓNDE FUIMOS TRASLADADOS? 1.Corintios 3:16-­17

A) AL reino del amado Hijo. Colosenses 1:13b
B) Es el reino en y bajo la dirección del Espíritu Santo. Juan 14:17
C) Al reino que brinda paz. Romanos 14:17
D) Escondidos junto con Cristo en Dios. Colosenses 3:3.

III) LA VIDA DE LOS QUE FUERON TRASLADADOS:

A) Busca las cosas de arriba. Colosenses 3:1
B) Pone su mirada en las cosas de arriba. Colosenses 3:2.
C) Hace morir lo terrenal. Colosenses 3:5.
D) Manifiesta el carácter de Cristo. Colos. 3:12-13.

IV) SUCESOS DEL TRASLADO FINAL. 1° Tes. 4:13-18.

A) Enseña, para que no se ignore el traslado final. V.13
B) Los diferentes pasos de este traslado final. V. 14-17.
C) Palabras de ánimo para el que espera el traslado final. V.18.

CONCLUSIÓN: Tenga siempre presente su lugar ahora. Ocúpelo, teniendo la certeza del traslado que le espera.

La bendición de haber sido trasladados

Dice el Apóstol San Juan “…Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno…”. Bajo este concepto, el diablo utilizará este mundo y sus deseos con todas las cosas que ofrece: placer físico, codicia, orgullo, amor al dinero, etc., para desviar a la humanidad de los propósitos de Dios. Todo el mundo, con sus filosofías, enseñanzas, incluso gobiernos está bajo la autoridad y jurisdicción de Satanás, queriendo éste destruir todo aquello que en algún momento tenía la esencia de un Dios perfecto. El hombre estaba sin Cristo, sin identidad, ajeno a las promesas de salvación de Dios, sin esperanza, sin el Dios vivo, confiando en ídolos inservibles que solo l esclavizaba y lo dejaba en la miseria. La gran noticia de esto es que Dios “…nos trasladado al reino de su amado Hijo…”. La expresión “trasladado”, que significa remover o cambiar, también se utilizaba para referirse a un pueblo que había sido conquistado y desplazado a un nuevo territorio. Esto exactamente hizo Dios con el ser humano: Él lo sacó de las tinieblas a la luz del día. El reino de Dios en el cristiano es esta manera de vivir, transformada y cambiada, influenciada por Él para traerle gloria, representando a su rey dignamente.