“La chimenea del alma”

Los pecados secretos son como un fuego en la chimenea. Un fuego en la parrilla, podemos verlo y sentir su calor, podemos acercarnos prudentemente hacia él sin quemarnos, podemos usarlo para asar, pero el fuego de la chimenea nadie puede verlo; hay un leve sonido, un ruido pequeño y olor extraño, pero no se ve nada, sin embargo, algo se está quemando. En la mente, una lujuria está allí, quemándose dentro de alguien aunque nadie puede verla. Un rencor, una ambición desmedida, un sentimiento de orgullo etc, podrían no ser vistos en la mente, sin embargo en algún momento se manifestarán. Ezequiel habla de aquellos que cometen abominaciones en secreto y nadie sabe. Nuestra mente puede ser un hermoso laboratorio para descubrir saludables bienes para la vida o un verdadero taller de maldades y pudredumbres para contaminarnos. La Biblia señala que nuestra mente es parte fundamental de la forma de amar a Dios (amarás a Dios con toda tu mente…). La importancia que la Palabra le da a la mente es primordial. Es de ella que Jesús dice acerca de donde salen los pensamientos que pudieron haber sido contaminados. Mantengamos la mente limpia por medio de pensamientos del Espíritu Santo que Dios se encargará de ayudarnos.

Bosquejo

Texto: Romanos 1:18-32

Tema: “CONFLICTO INVISIBLE, CONSECUENCIA FATAL”

¡Se puede decir que es un conflicto! ¡y que conflicto! Para el cual humanamente no se puede encontrar solución. El campo de batalla es la mente humana, el que gana la mente, gana la batalla.

Consideremos:

I) RAZONAMIENTOS ENVANECIDOS.

A) Dios nos dio una mente para que razonemos. Romanos 1:21.
B)
Tinieblas que quieren dominar la mente. Colosenses 1:13.
C)
La lucha mental es invisible. Romanos 8:5a.
D)
Consecuencias visibles y fatales. 2° Timoteo 4:10

II) ENTREGADOS A ACTITUDES DE INMUNDICIA.

A) Toda mente normal acepta lo que le conviene. 2° Corintios 3:2.
B) Toda mente normal busca lo conveniente. 1° Corintios 10:23.
C) Acepta el consejo conveniente. Hechos 27:21.
D) Actitud de inmundicia, consecuencia de muerte. Romanos 6:23.

III) ENTREGADOS A UNA MENTE REPROBADA.

A) Se entiende cuando alguien es reprobado en algún examen. Tito 1:16
B) Las obras muestran aprobación o reprobación. 2° Corintios 13:5.

IV) LA CONCIENCIA ANTE EL JUICIO DIVINO.

A) La hora del juicio hace sabio al humano. Salmo 90:12.
B) El testimonio de la conciencia. 2° Corintios 1:12.

V) EL MILAGRO DE RECIBIR LA MENTE DE CRISTO.

A) La bendición de tener la mente de Cristo.1° Corintios 2:16.
B)
Nuevo nacimiento: transformación en el entendimiento. Romanos 12:2..
C)
Higiene mental. Salmo 1.

CONCLUSIÓN: Nunca olvide de dar gracias por la mente que ha recibido cuando ha nacido de nuevo. Desde ahora en más, esté atento de cómo y con qué alimenta diariamente su mente. No permita que sea alimentada con alimentos “Chatarra”.

“Mente renovada”

La Biblia nos ordena renovar nuestras mentes, pero ¿cómo podemos hacer eso mientras todavía estamos en la carne? Necesitamos leer la advertencia del apóstol Pablo: “Les ruego, …que sean renovados en sus mentes,…”. Y que “… somos transformados por la renovación de la mente”. Muchos de nosotros pensamos que una vez que nuestra vida se transforma, nuestra mente se renovará. Es al revés. Somos transformados por Cristo pero nuestra vida, mente y entendimiento se debe renovar día a día. Cuando nuestra mente cambie, nuestra vida se transformará. Estas verdades nos llevaran a una mente que cambiará algunos principios engañosos que pudieran haber en nuestras vidas. Convertirá esclavos en hijos, enemigos en amigos, pobres en ricos etc, todos rangos que Cristo obró en nosotros y que ahora en una mente nueva lo experimentaremos. Mejor aun, no seremos pecadores tratando de santificarnos, sino santos luchando contra el pecado”. A veces no podemos controlar los pensamientos, porque ellos nos controlan a nosotros. Es una excusa débil y no bíblica, pues ella dice: “Pensar en estas cosas” (Filipenses 4: 8), “Meditarás en él día y noche” (Josué 1: 8), “En su ley medita día y noche” (Salmo 1: 2). No dejemos que nuestros pensamientos siempre sean negativos o de dolor para nuestra salud espiritual. Somos atacados en nuestras mentes, porque nuestras mentes son un campo de batalla y no un patio de recreo. Cuando un cristiano comienza a conectar su espíritu con el Espíritu Santo, su espíritu comienza a fortalecerse. Batallemos en nuestra mente en el Nombre de Jesús y seremos victoriosos.