“El Peligro de la Distracción”

Uno de los grandes peligros que enfrentamos los cristianos son las distracciones. Ellas son peligrosas, aunque no lo parezcan, pues pueden convertir al pueblo de Dios en un grupo de gente de pensamientos superficiales y a veces poco espirituales que conducen a una vida liviana. Esta permisividad lleva a un fin negativo, sencillo e inevitable: Distracción – pensamiento superficial -vida superficial. Así, renunciamos a la calidad por la cantidad, creyendo la mentira de que la virtud viene a través de la velocidad, la productividad y la eficiencia. Pensamos que más debe ser mejor, y así nos dirigimos a nosotros mismos para hacer más, lograr más, ser más; priorizando lo externo a la esencia. La Palabra de Dios nos llama a cuidar nuestros corazones para que son se distraigan con situaciones que nos desenfoquen del propósito y llamado de Dios. La misma Biblia, dice que ella es la luz que ilumina nuestro camino. Las Escrituras serán la fuente inagotable que saciará nuestro corazón, y no la cisterna rota que Israel escogió en su momento. ¡No nos distraigamos! Dios nos quiere orientados y enfocados en Él.

Bosquejo

Texto: Mateo 24:35-44

Tema: ¡ALERTA! ¡NO TE DISTRAIGAS!

Luchadores o guerreros vencidos por un momento de distracción. Ejemplo: Sansón..

Consideremos:

I) DISTRACCIONES: DESVIAN EL RUMBO

A) Los valientes no se distraen. Joel 2:7a.
B) Hombres de guerra conquistan. Joel 2:7b
C) La necesidad de andar el camino correcto. Joel 2:7c.
D) Fieles que mantienen el rumbo. Joel 2:7d.

II) DISTRACCIONES: ATENCION A LA PALABRA. Hebreos 2:2

A) Palabra dada por los ángeles a Lot. Génesis 19:1;12-14
B) La palabra dada a la madre de Sansón. Jueces 13:3
C) La palabra dada a Zacarías. Lucas 1:13
D) La palabra dada a Pedro. Hechos 12:6-7
E) Ninguno de los 4 perdió la atención a la palabra.

III) DISTRACCIONES QUE NUBLAN LA VISIÓN.

A) Consecuencias de una visión nublada. Isaías 28:7
B) La visión renovada de un siervo. 1° Reyes 18:43-44.
C) La visión victoriosa que transforma. 2° Reyes 6:17.
D) La visión que impulsa. Hebreos 12:1

IV) DISTRACCIONES ORIGINADAS POR LAS CARGAS Y EL PECADO.

A) Dos realidades: Peso y pecado. Hebreos 12:1
B) Las cargas de la viuda no la distrajeron. Marcos 12:41-44
C) La carga del dolor no detuvo a Jabes. 1° Crónicas 4:9-10.
D) El pecado no distrajo a José. Génesis 39:12

V) DISTRACCIONES CAUSADAS POR EL AMOR A LO MATERIAL.

A) El llamado de atención del Apóstol. 1° Timoteo 6:9-10
B) La gran diferencia. Proverbios 3:9.
C) El ejemplo del corazón de Job. Job 1:21-22.
D) La esposa de Lot: mirada fatal. Genesis 19:26

CONCLUSIÓN: Recordemos las palabras del discípulo amado. 1° Juan 2:16-17

“Lapsus”

Un “lapsus” es una falta o equivocación cometida por descuido, y según el diccionario, alude a todo error o equivocación momentánea e involuntaria de una persona, de la que también se suele hablar como un acto fallido. Un lapsus es también una distracción. Quién de nosotros alguna vez no se descuidó un instante y se le quemó la comida o chocó el vehículo o tropezó con un escalón o sufrió consecuencias graves o no, por un descuido o distracción. Una distracción muy sutil es el placer. Esto lo sufrió en manera especial Sansón, quién en tiempos de estar ocupado en la guerra por su pueblo, se distrajo al quedarse en su palacio y sufrió el alto pago por su pecado. El desesperado pedido encubierto de reconocimiento, conocido comúnmente como orgullo, también nos distrae de ese espíritu humilde que Dios nos exige para ser siervos conformes a su corazón, y también nos puede extraviar de la verdad, algo que se vio reflejado en el rey Saúl. También Lot, al ir poniendo sus carpas cada vez mas cerca de Sodoma, fue seducido por la distracción de todo lo perverso que ofrecía esa ciudad. Dios nos llama a estar atentos y a urgirnos a cuidar lo que nos ha dado con temor y temblor. La carrera de la fe se realiza con los ojos puestos en Jesús. No hay otro faro que Él. Que ningún “lapsus” nos separe de sus planes maravillosos.