“Perseverando en la unidad”

Jesús explicó a todos sus seguidores las condiciones para la vida de un discípulo: Estar dispuesto a darlo todo y odiar su propia vida; tomar su cruz cada día, y no hacer su propia voluntad. Durante todo el tiempo que estuvo en la tierra, oró por sus discípulos, y pudo mantener la unidad entre ellos. Ya en ese entonces había peligro de divisiones, por ejemplo cuando le preguntaron quién de ellos era el más grande. Justo antes de su muerte oró: “Padre…, a los que me has dado, guárdalos… para que sean uno…”. Posteriormente, hombres como Pablo han luchado y orado por la unidad entre los primeros cristianos. En sus cartas Pablo exhorta a los creyentes a ser uno y a amarse mutuamente. A los corintios, les escribe: “Os ruego, pues, …que habléis todos una misma cosa…que no haya… divisiones…que estéis unidos. A los efesios les explica que los cristianos juntos son como un cuerpo, del cual Jesucristo es la cabeza, y cada miembro anhela hacer lo que Él dice. En el tiempo de los primeros cristianos esta unidad comenzó en lo poco. Distintos pensamientos atentaron contra la unidad, sin embargo los que abrazaron la enseñanza del Señor aprendieron a valorar la comunión. Hoy podemos orar y buscar cristianos que también anhelan vivir de esta manera. Porque la verdadera unidad también es posible entre discípulos de nuestro tiempo.

Bosquejo

Texto: Efesios 4:1-16

Tema: ¡UNIDAD! ¿EN LA IGLESIA?

Parece algo imposible, pero sí es posible, porque viene de Dios. En la práctica, la unidad de la iglesia se manifiesta porque…

Consideremos:

I) ES CRISTOCÉNTRICA

A) Él la redimió con su sangre. 1° Pedro 1:18,19
B) Él la sustenta. Hebreos 1:3
C) Él es quién la guía. Salmos 23:3
E) Él la viene a buscar. Efesios 5:27

II) ESTÁ UNIDA POR LA DOCTRINA

A) La doctrina es la base de la fe. Hechos 2:42
B) Es el alimento diario. Colosenses 3:16
C) Es la armadura para la batalla. Efesios 6:11
D) Indica el propósito. Mateo 28:19,20

III) SE UNE A PESAR DE LAS DIFERENCIAS

A) Se une al ejemplo Divino. Juan 17:21
B) Aceptando el consejo de Dios. Amós 3:3
C) Capacitado para soportar. Colosenses 3:13
D) Disfrutando la comunión fraternal. Salmo 133:1,2

IV) DEMUESTRA LA UNIDAD EN EL SERVICIO

A) Rescatados para servir. 1° Tesalonicenses 1:9
B) Al estar sirviendo hay unidad. Efesios 4:16
C) Servicio sincero: Generador de unidad.Mateo 20:26,27
D) El impacto que logra el servicio en el mundo. Juan 13:15-17

V) SIRVIENDO PORQUE HAY ESPERANZA

A) El tiempo no robó la esperanza. 1° Tesalonicenses 4:13
B) Siempre la esperanza fue como el ancla. Hebreos 6:17-19
C) Servimos en los planes de esperanza. Jeremías 29:11
D) La esperanza, fuente de gozo. Romanos 15:13

CONCLUSIÓN: El cristiano carnal sirve para destacarse y sino no sirve. El cristiano espiritual sirve para la gloria de Dios y la bendición de su prójimo.

“Practicantes del vínculo perfecto”

Una de las características de un andar digno, tiene que ver con ser o estar profundamente unidos como hijos de Dios. Dios no desea que sus hijos tan sólo se reúnan en un lugar, ya que podrían estar juntos en una congregación pero no necesariamente unidos. Él desea que sus hijos caminen en íntima comunión los unos con los otros. La manera que Dios ha diseñado su cuerpo, es para que todos los miembros trabajen unidos, lo cual implica: Ser pacientes, bondadosos, perdonadores, amantes de la paz, armoniosos, restauradores, de buena convivencia, alentadores, edificadores, etc. Pablo nos dice que estas son las cosas que debemos guardar, manteniendo solicitud en ello. Cuando estas características estén presentes en nuestras familias y congregaciones, entonces podremos decir que estamos viviendo la verdadera unidad de Cristo. Para lograr y mantener una sólida unidad en la iglesia primero es necesario que todo aquello que
no contribuya a esta unidad sea desechado del cuerpo. También es importante resaltar que el motor que hace posible todo esto es el amor, en otra de sus epístolas Pablo lo llama “el vínculo perfecto”. ¿Qué hace el creyente por propiciar la paz y la unidad entre los demás hermanos? Debe estar dispuesto a buscar y mantener la paz con todos, a dar y pedir perdón, a la reconciliación, a ser humilde y a todo lo que tenga que ver su responsabilidad de estar bien con los demás. En la práctica de estas cosas, el creyente alcanzará bendición y bienestar espiritual.