“Honestos”

“Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada…” 1° Crónicas 29:17. Un epitafio, de una de las cientos de tumbas en el cementerio decía debajo del nombre “Un hombre honesto”. Uno no podía saber nada de la vida de ese hombre, pero, como su lápida estaba inusualmente ornamentada, se podía suponer que habría sido rico. Sin embargo, al margen de lo que haya logrado durante su vida, se lo recuerda por una sola cosa: haber sido “un hombre honesto”. El filósofo griego Diógenes pasó toda su vida investigando sobre la honestidad, y finalmente, concluyó que era imposible encontrar una persona con esa cualidad. Los honestos son difíciles de encontrar en cualquier época, pero ese rasgo es uno de los más grandiosos. La honestidad no es la mejor política, sino la única, y la que distingue al hombre o la mujer que vive en la presencia de Dios. David escribe: «Señor, (…) ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad…» (Salmo 15:1-2). La pregunta a realizar es: ¿Somos digno de confianza y honorables en todos nuestros asuntos? ¿Mis palabras suenan verdaderas? ¿Hablo la verdad en amor, o falseo y tuerzo los hechos de vez en cuando o exagero para enfatizar algo? Si es así, debemos dirigirme al Señor con toda confianza y pedirle que nos perdone y que nos dé un corazón honesto, para que la veracidad se convierta en una parte esencial de nuestra naturaleza. Aquel que comenzó la buena obra en nosotros es fiel, y lo hará.Vivamos de tal modo que, cuando los demás piensen en la honestidad y la integridad, nos recuerden.

Bosquejo

Texto: Salmo 24:1-6 – 1° Timoteo 3:14

Tema: “LA COLUMNA DE LA HONESTIDAD”

La importancia de tener columnas, porque la vida se asemeja a un suelo fangoso. Salmo 40:2. Las columnas son esa peña segura sobre la cual podemos edificar y que nos lleva al éxito. Nehemías 1:11b.

Consideremos:

I) ¿QUE SE ENTIENDE POR HONESTIDAD?

A) Es la virtud que no conoce mentira. Colosenses 3:9
B) Erradica toda falsedad. Salmo 119:118
C) Pone en práctica la regla de oro. Mateo 7:12
D) El honesto expresa, siente y hace lo correcto. 1° Juan 3:18

II) SER HONESTOS CON DIOS.

A) El humano trató de engañar a Dios. Génesis 3:8-9
B) Sabiendo que eso es imposible. Gálatas 6:7
C) Una pregunta vigente. Salmo 24:3
D) La respuesta categórica. Salmo 24:4
E) Las consecuencias de ser honesto. Salmo 24:5

III) HONESTIDAD FINANCIERA.

A) Es un aspecto relevante. Levítico 19:35
B) La expresión divina al respecto. Proverbios 11:1
C) Es sinónimo de prosperidad. Proverbios 22:4
D) La honestidad promete abundancia. Isaías 33:16

IV) EJEMPLOS DE HONESTIDAD.

A) Honestidad consigo mismo. 2° Samuel 24:24.
B) Evitando el cohecho. 1° Samuel 12:3
C) El testimonio de la honestidad. 1° Samuel 12:4.
D) La honestidad de José. Génesis 50:20-21

CONCLUSIÓN: El consejo del Apóstol Pablo. Filipenses 4:8

“Lo hemos hecho bien”

Filipenses 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

LA HONESTIDAD es una cualidad humana que consiste en comportarse y expresarse con coherencia y sinceridad, y de acuerdo con los valores de verdad y justicia. Puede entenderse también como el simple respeto a la verdad en relación con lo que se piensa, se habla y se hace. A una persona honesta se le reconoce que no miente, además siempre realiza sus actos de una manera totalmente legal. Una persona honesta es aquella que con su honestidad le aporta mucho a su comunidad, ya que le brinda confianza y seguridad. ¿Por qué debo ser honesto?, porque la gente nos está observando. Nuestros hechos y actitudes, hasta en los más pequeños detalles, forman la opinión de las personas que nos oyen decir que clase de seguidor de Cristo somos. La Biblia narra un momento muy especial en la vida del profeta Samuel: su “jubilación”. Estando delante de la nación que había liderado durante cuarenta años, preguntó: “¿…he tomado el buey de alguno, …he tomado el asno de alguno, …he calumniado a alguien, …he agraviado a alguno o …de alguien …aceptado soborno para cerrar los ojos…?. “Nunca…”, dijeron ellos (1 Samuel 12:3,4). Cuando aquéllos que mejor nos han conocido durante cuatro décadas pueden decir algo así sobre nosotros, es que lo hemos hecho bien. Es allí donde ven nuestra honestidad ¡Y eso es lo mejor que se puede demostrar!.