“Los cuatro pedidos de un Padre Espiritual”

Es maravilloso notar como Pablo ora por los hermanos de Colosas en su carta. Entre sus ideas dice el apóstol acerca de cuatro pedidos que él ruega a Dios a favor de sus convertidos. Primero pide por ellos para que fuesen llenos de conocimiento, que significa en la Escritura un conocimiento superior. Los gnósticos, que eran los herejes de Colosas, se jactaban de tener un conocimiento superior. Y Pablo aquí estaba orando para que los creyentes estuvieran llenos de un conocimiento superior; de esa sabiduría y comprensión espiritual que viene de lo alto. El fin de este conocimiento no era simplemente algo intelectual sino espiritual para que anden como era digno de lo que Dios quería. Él pidió también que ellos agradaran a Dios. Esto quería decir que aquellos cristianos no estarían inclinándose ante los hombres ni tratando de complacerlos, sino haciendo la voluntad de Dios y agradándole en sus caminos. También, en tercer lugar, pedían para que vivieran produciendo fruto en toda buena obra. Es decir, que el creyente es como una rama que lleva fruto: Una vid, que extendiendo sus ramas va buscando como aferrarse a su sostén (el nuestro es Cristo) y a la vez dando esos racimos llenos de uvas que serán la delicia de la planta. Cristo es la vid y nosotros debemos producir fruto. Por último, pide que el creyente vaya creciendo en el conocimiento de Dios. Éste no debe ser una persona estática; tiene que manifestar vida y crecer en la Palabra de Dios. Que Dios nos lleve a esa vida sobrenatural que nos hace disfrutar
cada instante con Él.

Bosquejo

Texto: Colosenses 1:1-14

Tema: “EL REINO DE DIOS EN LO SOBRENATURAL”

Si preguntamos a la gente qué clase de gobierno es el que mejor podría gobernar, la respuesta es: ¡SE NECESITA VERDADERA DEMOCRACIA! O sea el gobierno del pueblo ¿Sabía Ud. que desde el vamos Dios quiso ser a quien se le debía reconocer como el rey. 1° Samuel 8:4-7. Son muchísimas las citas bíblicas que presentan el reino de Dios, que el humano debería reconocer y obedecer para que todo le vaya bien.

Consideremos:

I) LA FE, ES LA PUERTA DE ENTRADA AL REINO SOBRENATURAL.

A) Es el camino por el cual todo pecador debe entrar. Romanos 5:1.
B) Y es la fe puesta en Jesucristo. Colosenses 1:4.
C) El resultado es el traslado de una potestad a un reino. Colosenses1:13b.

II) EN EL REINO SOBRENATURAL SE EXPRESA LA VOLUNTAD DEL REY.

A) La unidad con el Rey, llena a sus hijos de Su voluntad. Colosenses 1:9b.
B) Es una petición enseñada en el Padre nuestro. Mateo 6:10.
C) El Rey expresa Su deseo en Deuteronomio 4:8.
D) Es el deseo del Rey que a la humanidad le vaya bien. Josué 1:8.

III) EN EL REINO DE DIOS SE VIVE Y EXPRESA LA ESPERANZA.

A) Es una esperanza guardada en los cielos. Colosenses 1:5.
B) La herencia que les espera a los hijos de Dios trae gozo. Colosenses 1.12.
C) Lograda por medio de la redención por Su sangre. Colosenses 1:14.

IV) EN EL REINO SOBRENATURAL PREDOMINA LA ORACIÓN.

A) Todo verdadero siervo de Dios hace incapié en la oración. V.3 y 9.
B) Pedro y Juan habían respetaban esa disciplina. Hechos 3:1
C) Santiago da testimonio de ello. Santiago 5:16-18

V) EL ESTILO DE VIDA EN EL REINO SOBRENATURAL.

A) Como hijos del Rey, tratamos de agradarle en todo. Colosenses 1:10.
B) Los frutos demuestran cual es el estilo de vida. Mateo 7:16-18.
C) Al estar en Cristo, surgen los frutos. San Juan 15:5.

VI) EN EL REINO SOBRENATURAL, SE RECIBE FORTALEZA SOBRENATURAL.

A) gloria de Dios que llena y fortalece para andar en lo sobrenatural.V.11.
B) El entorno no puede quitar el poder. Miqueas 3:8.
C) Pablo el Apóstol lo proclamaba. Filipenses 1:19.

CONCLUSIÓN: Jesucristo no se presenta solamente como Salvador, Sanador, Liberador Y Redentor, Él también desea que se lo reconozca como el Rey en todas las áreas de la vida

“Pablo dice…”

… “como es digno, agradándole, llevando fruto y creciendo”, esto quiere decir que existe el opuesto, o sea, andar de una manera no digna, no agradando, no llevando fruto y dejando el conocimiento de Dios. Por eso, es necesario meditar en nuestra vida. La manera en que hacemos las cosas y cómo reaccionamos ante ellas. Sin darnos cuenta crecimos y nos hicimos muchos hábitos que muy probablemente no agradan a Dios, no dan fruto y no dan crecimiento en el conocimiento de Dios. ¿Cómo darnos cuenta de esto? La respuesta está si empezamos por el final del versículo “creciendo en el conocimiento de Dios”. ¡Es importantísimo que conozcamos de Jesús, qué hizo, qué quiere de nosotros y qué tiene para para con nuestras vidas! Conforme vamos conociendo la vida de Jesús y entendiendo que es el modelo a seguir, nuestros ojos se van abriendo y vemos que aquellas “andadas” que NO son dignas del Señor, no pueden ocupar un lugar en nuestro corazón. Empezamos a discernir sobre lo que agrada y NO agrada a Dios y como consecuencia de esta nueva perspectiva de las cosas, la vida cambia y comienza a dar fruto en toda buena obra, la obra que es para Dios. No es fácil cambiar o reconocer errores, sin embargo, el Señor Jesús no quiere que vivamos más así. Él trajo una nueva esperanza a nuestra vida una nueva forma de andar y de llevar fruto. La pregunta para nosotros sería: “¿Damos fruto?
¿Estamos aprendiendo más de Cristo?”. Llevemos una vida que sea digna, que agrade a Cristo y que podamos gozarnos viendo los frutos que esta nueva vida lleva. Al final, los beneficiados seremos nosotros.