Salvos mediante la fe

Uno de los grandes pilares que motivó la reforma fue justamente la fe. Esto resultó crucial para que Lutero abriera los ojos de su entendimiento, para darse cuenta que el hombre no debe aportar obras para poder alcanzar la salvación, sino que somos justificados sólo por nuestra fe en Jesús. Si nos ponemos en el contexto de aquella época, es importante que entendamos que la iglesia era diferente a lo que vemos hoy en día. En aquel tiempo, las autoridades de la iglesia romana se constituían en dispensadores de la salvación. Es decir, no bastaba sólo con creer; también era necesario obedecer lo que la iglesia ordenaba, y para mantener la salvación se requerían ciertos sacramentos, ritos y obras. De hecho, en muchos casos, las personas tenían que pagar para que le fuera concedido el perdón de sus pecados. De igual manera, los líderes de la iglesia oficial decían que lo que se necesitaba para que un pariente fallecido pasara del purgatorio al cielo era simplemente el ruidito de unas monedas entregadas a la iglesia. El tema de las indulgencias fue clave para que Lutero empezara a dudar del Papa y de las creencias romanas en general, lo que lo llevaría a iniciar la reforma protestante. La salvación es únicamente por fe, de donde se deriva la expresión “sola fide” (sola fe), para ser justificados. ¡Somos salvos por gracia, por medio de la fe!

Bosquejo

Texto: Santiago 2:14-26

Tema: ¿Y QUÉ DE LA SOLA FE?

La historia del carcelero de Filipo. Hechos 16:14-28.

Consideremos:

I) ¿QUE ES LA FE?

A. Es certeza. Hebreos 11:1
B. Es convicción. Hebreos 11:1
C. Es testimonio. Hebreos 11:2 y 4,5
D. Es generadora de milagros. Hebreos 11:3

II) EXPRESIONES DE LA FE

A. Proclamación de la fe. Lucas 17:5-6
B. La espera de la fe. Gálatas 5:5
C. El carisma de la fe. 1° Corintios 12:9

III) OBRAS QUE CONFIRMAN LA FE

A. Las obras no salvan. Efesios 2:8
B. Son necesarias como evidencia. Santiago 2:17-18
C. Glorifican a Dios. Lucas 5:26

IV) POSIBILIDADES NEGATIVAS DE LA FE

A. Desviarse – Apostatar. 1° Timoteo 4:1
B. Debilitarse. Romanos 14:1.
C. Confundirse. 2° Timoteo 2:18

V) POSIBILIDADES POSITIVAS DE LA FE.

A. Cimentarla y confirmarla. Colosenses 2:7
B. Fortalecerla. Romanos 4:20
C. Multiplicarla. Hebreos 6:13-14.
D. Aumentarla. Lucas 17:5

CONCLUSIÓN: Recordemos Efesios 2:8

La fe de un corazón rendido

La Santa Biblia nos explica que la salvación es un regalo de Dios mismo, que no es una recompensa por las propias obras del cristiano, para que nadie se pueda enorgullecer de sus propios méritos. Dice la Palabra del Señor: “Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). Por otro lado se sabe que la salvación se logra a través de Cristo. Que Él es, el puente que une el cielo y la Tierra. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida y nadie va al Padre sino por mí” (Juan 14:6). No obstante, las obras son importantísimas pues son reflejo directo de la fe. Hasta el punto de que la Biblia afirma con total rotundidad que la fe sin obras está muerta (Santiago 2: 14-26). Y es que si un hermano que está desnudo o hambriento, acude a un hijo de Dios y este le niega la ropa o el alimento y se limita a ofrecerle buenas palabras, entonces su fe se encuentra muerta. Jesús explica que se debe amar al Señor con todas las fuerzas y al prójimo como a uno mismos. Y ello implica no solamente palabras de consuelo sino obras, acción. ¿Pero entonces, salva la fe o salvan las obras? El cristiano no puede salvarse a si mismo, sino que es Dios quien lo salva y es a través de la fe en Cristo como salvador y el arrepentimiento de los pecados. Pero las obras son un reflejo directo de la fe. No es que se hace buenas obras para entrar en el cielo, sino que porque Dios permitir a aquellos que le han recibido y le han dado el control de su vida, entrada en el cielo, por amor a Él, el cristiano hace buenas obras. Es la manera de agradecerle todo cuanto hace por sus hijos, la forma de hacer visible al mundo la fe que alberga cada corazón rendido