Un regalo inmerecido

¿Qué es la gracia Divina? Gracia Divina es un favor o don gratuito concedido por Dios para ayudar al hombre a cumplir los mandamientos, salvarse o ser santo, o también es el acto de amor unilateral e inmerecido por el que Dios llama continuamente las almas hacia Sí. En pocas palabras, es un regalo o favor inmerecido de Dios hacia el hombre. Es diferente a justicia. La justicia es obtener lo que uno merece. Gracia es obtener lo que uno no merece. En la gracia obtenemos vida eterna, algo que ningún ser humano que viva o haya vivido en este planeta la merece. Pero debido al amor y bondad de Dios manifestadas en Jesús en la cruz, recibimos la gran bendición de redención. La gracia no es una actitud benevolente sino una obra que transforma a un pecador en un santo. Ella excluye todos los méritos humanos pues no hay nada que el hombre pueda hacer para conseguirla.  La Gracia es un favor de parte de DIOS que no merecemos, es otorgada al hombre sólo por Dios  y por su sola misericordia e impartida a quien Él desea darla. Esto afirma la doctrina bíblica de que la salvación es: únicamente por la gracia de Dios y que somos rescatados de Su ira por Su gracia solamente. La gracia de Dios  no es solamente necesaria, sino que es la única causa eficiente de la salvación. Es el trabajo sobrenatural del Espíritu Santo que nos trae a Cristo, al librarnos de nuestra esclavitud del pecado y levantarnos de la muerte espiritual a la vida espiritual.

Bosquejo

Texto: Juan 1:6-17

Tema: ESFORZARNOS EN LA GRACIA

¿Qué es gracia? Un regalo no merecido. Dios da gracia al humano para que pueda cumplir con el deseo divino.

Consideremos:

I)LA REALIDAD DEL PECADO, SEPARA.

A) La división y el alejamiento de Dios. Isaías 59:1-4.
B) La paga del pecado es muerte. Romanos 6:23.
C) Los sacrificios según la ley no quitaban la culpa. Hebreos 10:3-4.

II) LOS ESFUERZOS HUMANOS:

A) Obedecer los sacramentos.
B) Cumplir penitencias.
C) Participar de rituales.
D) Pagar dinero para alcanzar gracia.

III) PERSONAS QUE HALLARON GRACIA.

A) Noé, antes del diluvio. Génesis 6:8
B) José, ante Potifar. Génesis 39:21
C) Moisés y el pueblo, ante Jehová. Éxodo 33:12
D) El reconocimiento del discípulo amado. Juan 1:16-17

IV) LA GRACIA EN NUESTRO DIARIO VIVIR.

A) Fuimos salvos por gracia. Efesios 2:8.
B) Por gracia tengo victoria. Romanos 6:14-15
C) Por gracia disfruto el caminar con Dios. Éxodo 33:16-17

CONCLUSIÓN: ¿Cómo hallo la gracia? 1. Acercándome confiadamente. Hebreos 4:16
2. Viviendo en integridad. Salmo 84:11

Una bienvenida que rebosa gracia.

Un hombre muere y es trasladado a las puertas del cielo. Allí encuentra al Señor esperándole a la entrada y diciéndole:

“Así es como funciona esto: Tú necesitas 100 puntos para poder entrar en el cielo. Tú me vas a decir todas las buenas obras que hiciste, y yo te asignaré una cierta cantidad de puntos por cada cosa, dependiendo de qué tan buena fue. Cuando acumules 100 puntos, entonces podrás entrar.

“De acuerdo”, dice el hombre. “Estuve casado con la misma mujer por unos 50 años y nunca la engañé…ni en mi corazón.”

“Magnífico”, dice el Señor. “Eso sí que vale tres puntos”.

“¿Tres puntos?”, pregunta el hombre. “Pues, también asistí a la iglesia toda mi vida y la sostuve con mis diezmos, ofrendas y servicio.”

“Maravilloso”, exclama el Señor: “Eso por cierto que tiene un valor de un punto.”

“¡Un punto!”, reclama el hombre. “Pues, ¿Qué te parece esto? Estuve trabajando entre los pobres de mi ciudad, dándoles de comer y ropa también.”

“Fantástico”, dice Jesús. “Otros dos puntos a favor de tu cuenta.”

“¡Dos puntos!”, grita el hombre. Si sigo así será solamente por la gracia de Dios que podré entrar al cielo.”

“Entonces, ¡ERES BIENVENIDO!“.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8 ,9).