Vencida la amargura, ¡Hay esperanza!

Pastor Mario Frau

 Entendemos por amargura como un sentimiento intenso y duradero de pena o aflicción. Vivir con amargura es como vivir con una tortura constante, ningún hijo de Dios debe vivir con amargura, pues Cristo trajo otro estilo de vida.