¡NI SE LO HABRÁ IMAGINADO!

¡Todo comenzó en el corazón de una mujer amargada, con multitud de congojas, enfrentando aflicciones que la superaban, pero que aprendió a derramar esas cargas en la presencia de Dios! Parecía algo imposible, pero halló gracia a los ojos de Dios, quien le concedió el deseo de su corazón: LLEGAR A SER MAMÁ. Cuando el pequeño ya no dependió de ella, o sea el pibe se supo arreglar solo, fue entonces que la madre lo trajo donde vivía el hombre de Dios llamado Elí, y en presencia del mismo lo entregó para el servicio a Dios diciendo:
“Por este niño oraba y Jehová me dio lo que le pedí. Yo pues lo dedico a Jehová, todos los días que viva, será de Jehová” ¡Ana, así se llamaba aquella mamá, nunca se habrá imaginado a qué nivel de siervo iba a llegar su hijo, al cual ella había consagrado a Dios, pues aquel niño que Dios le había dado llegó a ser famoso entre los famosos y grande entre los grandes.
También hoy, Ud. ni se imagina lo que Jehová puede y desea hacer con todo aquello que Ud. pone sobre el altar en la presencia de Dios. Sabiendo en que tiempos estamos viviendo, todo cristiano debe saber que hay una urgencia y es anunciar el Evangelio por doquier. Un día, cada siervo y sierva fiel, quedarán sorprendidos porque el Espíritu Santo obra milagros que nunca se habían imaginado.


Bosquejo

Texto: 1 de Samuel 2:26-36.

Tema: “¡ANARQUIA NO! ¡JUSTICIA SI!”.
El tiempo antes de Samuel, había sido un tiempo de anarquía. Jueces 21:25. Era un tiempo como el que muchos quisieran que fuera una realidad actualmente. Muchos afirman: Si Dios existe: ¿Por qué permite todo lo malo? Y no quieren reconocer que la humanidad está cosechando las consecuencias de una vida lejos de Dios. Romanos 6:23 y Gálatas 6:7. Vez tras vez la mano de Dios muestra la bondad divina, pero llegado el momento Dios deja caer sus juicios sobre la humanidad. Apocalpsis 14:7. Pero justamente en ese tiempo Dios levanta a un profeta: Samuel.

Su vida enseña:

I) UNA NIÑEZ DIGNA DE SER CONSIDERADA.

A) Antes de nacer ya era bendecido. 1. de Samuel 1:27.
B) La bendición de ser dedicado a Dios. 1. de Samuel 1:28.
C) La instrucción que se le debe dar. Proverbios 22:6.
D) Vale el esfuerzo que los padres hagan. 2. de Timoteo 3:14-15.

II) UN JOVEN ADOLESCENTE  LLAMADO POR DIOS. 1. de Samuel cap. 3.

A) Es un suceso que atrapa a todas las edades. 1. de Samuel 3:10.
B) Son muchos los ejemplos de personas llamadas por Dios.
1. Moisés. Éxodo 3:4.
2. Isaías. Isaías 6:5-8.
3. Eliseo.
4. Saulo. Hechos 9:3-6.
C) El Señor llama, aunque el pecado esté presente. 1. de Samuel 3:10-14.
D) Aún hoy el Señor deja escuchar su llamado. Isaías 6:8.
E) La historia demuestra que el llamado de Dios cubre todas las edades.

III) CINCO ESCALONES PARA TODO EL QUE SIRVE. 1. de Samuel 3:19-21.

A) El crecimiento necesario. Lucas 2:52 y Efesios 4:14-15.
B) La cobertura divina. Éxodo 33:14.
C) La importancia de la Palabra de Dios. Hebreos 4:12.
D) La fidelidad que debe ser demostrada. 2. de Timoteo 4:7-8.
E) La revelación continua en el que anda en integridad.. Proverbios 4:18-19.

IV) LA INTEGRIDAD EN TIEMPOS DE CORRUPCIÓN. 1. de Samuel 12:1-2.

A) Fue muy duro el juicio sobre Elí y su familia. 1. de Samuel 4:17-22.
B) Los hijos de Samuel fueron corruptos. 1. de Samuel 8:3-5.
C) Pero Samuel demuestra su integridad. 1. de Samuel 12:1.5,
D) Su muerte pudo unir a todo Israel. 1. de Samuel 25:1.

CONCLUSIÓN: Recordemos el llamado de exhortación paulino. Filipenses 2:14-15.

“!FUE SOLO UN HOMBRE, LLAMADO SAMUEL!”

¡Qué tiempos marcados por un pueblo que actuaba injustamente! ¡Aún las batallas entre el propio pueblo, trajo mucho derramamiento de sangre! La unidad que debía ser como un marco, el cual podía ser mostrado ante los pueblos y naciones vecinas, para que todos vieran lo bien que le va a aquellos que tienen a Dios como Señor y Rey de sus vidas. Pero es entonces que es Dios que se encarga de levantar a un hombre, su nombre: SAMUEL, porque su madre dijo: “Dios lo escuchó”. No fue fácil para aquel hombre, así como no ha sido fácil a través de todos los tiempos, para todos aquellos que quisieron agradar a Dios y asegurar la justicia entre el pueblo. El propósito que había en la vida de Samuel, se vuelve a repetir en la vida de todos aquellos que quieren agradar a Dios y servirle, para que el reino de los cielos se extienda por doquier y Jesucristo como el Rey y Salvador poderoso pueda volver para llevar a Su Iglesia, la cual Él ha redimido con Su sangre. Samuel pudo servirle a Dios durante todos los días de su vida, porque Dios estuvo con él poderosamente. El mismo principio tiene vigencia en la actualidad, pues si en su corazón está el deseo de agradar a Dios y hacer Su voluntad, Ud. experimentará que el poder del Espíritu Santo le llenará, le guiará y usará poderosamente. Las promesas que un día fueron dadas a los hijos de Dios tienen vigencia y más sabiendo que los tiempos son cortos y el regreso del Señor Jesucristo es eminente. Es verdad: nadie lo puede negar! Fue solo un hombre pero un hombre que en el diario vivir supo escuchar la voz de Dios. Y si Ud. experimenta la obra maravillosa del Espíritu Santo, fortaleciendo su vida en cada momento, no le importará que digan: “Fue solo un hombre” o tal vez:”Fue solo una mujer” o puede ser que digan: “Fue solo un joven”, pero que supo caminar tomado de la mano de Dios, bendiciendo a toda la gen te a su alrededor”