“El equilibrio necesario”

Son frecuentes los comentarios sobre el carácter de la gente. Cuando hay padres que han podido llevar adelante la familia, se escucha decir que debido al buen carácter de los dos, los hijos han podido alcanzar diferentes metas. Por otro lado Ud. habrá escuchado comentarios del carácter difícil tal vez del padre o de la madre y que debido a ello, los hijos no pudieron triunfar en la vida. ¡Cuántas opiniones que se vierten ante las diferentes situaciones! Por tal motivo no ha sido fácil hallar el equilibrio necesario, demostrando firmeza de carácter cuando ha sido necesario y por otro lado, un carácter dócil semejante al terciopelo, suave para poder llevar adelante la situación con firmeza.
Jesucristo habló de la gente que demuestra mansedumbre y proclamó en San Mateo 5:5 que ellos recibirán la tierra por heredad, pero por otro lado Jesucristo habló de valentía, de ser “violentos para arrebatar el reino de Dios para si”. Ud. se habrá preguntado muchas veces:”¿Cómo se puede lograr el equilibrio correcto en ser manso por un lado y tener un carácter firme por el otro?
Se sabe que la Palabra de Dios presenta muchísimos personajes que pueden ser tomados como ejemplo y aprender de ellos. Y si hubo alguien de quien se puede aprender el equilibrio necesario es de aquel que fue líder y legislador en el pueblo de Israel: Moisés!! La Biblia dice de él, que fue el hombre más manso que vivió sobre la tierra. Números 12:3. Pero por otro lado, cuando el pueblo siguió a ídolos olvidando quien era el Dios de ellos, la reacción de Moisés fue muy violenta, absoluta, condenando a todo aquel que había seguido a los ídolos! En Éxodo 32:31, Moisés muestra nuevamente su corazón manso, dispuesto a perdonar y a interceder por el pueblo que se había descarriado.
La constante e íntima comunión con Dios, como a la vez su disposición de interceder por los demás, muestran el camino que debe caminar todo aquel que anhela VIVIR EN EL EQUILIBRIO NECESARIO que el diario vivir demanda de los hijos de Dios.


Bosquejo

Texto: Éxodo 3:1-12 y Hebreos 11:23-29.

Tema: “¡APRENDAMOS DE UN LIDER LEGISLADOR!”
Nadie puede negar la existencia de este líder legislador. Su liderazgo fue fundamental para toda la nación de Israel y como legislador supo recibir la ley que Jehová Dios le dio para Su pueblo. Así como fueron necesarios 80 años en la formación de la personalidad de Moisés, Dios sabe usar todo lo necesario para la formación de todo aquel que quiere servirle y ser de ayuda para otros.

CONSIDEREMOS:

I) LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN FAMILIAR.

A) La cobertura de la hermandad. Éxodo 2:4 y 7-9.
B) La proclama del sabio Salomón. Proverbios 22:6.
C) Había un propósito por la palabra en Moisés. Isaías 55:11.

II) LA NECESIDAD DE LA FE PERSONAL EN DIOS.

A) Su fe nació por medio de un encuentro personal. Éxodo 3:3-4.
B) Su fe creció por su relación íntima y personal. Éxodo 33:11.
C) Su fe creció viendo las maravillas de parte de Dios. Éxodo 15:2.

III) LA CONVICCIÓN DE LA VIDA ETERNA.

A) Su convicción era firme porque miraba al galardón. Hebreos 11:26b.
B) Su sostén era inamovible porque se aferró al Invisible. Hebreos 11:27.
C) Su elección fue fundamental, porque su riqueza estaba en Cristo.V.26.

IV) LAS PRUEBAS Y LAS DISCIPLINAS. 

A) Nadie puede jactarse, a menos que haya sido probado. Deuteronomio. 8:2.
B) Hay promesa para el que soporta la prueba. 1. de Pedro 1:7.
C) ¿Quién está en el tiempo de prueba con Sus hijos? Isaías 43:2.
D) Consolados para poder consolar. 2. de Corintios 1:3-5.

V) EL LARGO SERVICO.

A) Siempre dispuesto a servir. Éxodo 18:13-15.
B) Fue mantenido por Dios. Deuteronomio 34:7.
C) Ya iban alrededor de 120 años. Deuteronomio 34:7ª.

CONCLUSIÓN: El testimonio dado por lo que fue y lo que hizo el líder legislador. Deuteronomio 34:10-12.

¡OCHENTA AÑOS DE PREPARACIÓN!

Al leer el título de este artículo, la generación actual queda sorprendida porque en la actualidad todo debe funcionar con toda la rapidez posible. Aún leyendo los títulos de diferentes Instituciones que ofrecen títulos profesionales, los cuales se pueden lograr aceleradamente con unos pocos años de estudio. Pero al considerar la vida de verdaderos líderes en diferentes ámbitos de la vida, se halla que no fue solamente el tiempo de estudio o preparación académica que fueron necesarios, sino que la formación como persona requirió un tiempo diferente. Todo conocedor de historia universal, tiene conocimiento de quien fue Moisés y cuánto tiempo fue necesario en su vida y preparación para un liderazgo tan significativo. La primera parte, desde su niñez y pasando por su juventud fue en Egipto. La formación que obtuvo en el palacio de Faraón fue muy buena, dándole el conocimiento y el trato con autoridad hacia las personas. Con sus padres biológicos nunca hubiera adquirido el saber tratar con respeto, pero también con autoridad. Los siguientes cuarenta años, los pasó cuidando los rebaños de su suegro Jetro en el desierto. ¡Con razón que la Palabra de Dios afirma que fue el hombre más manso sobre la tierra, pues fue en todo este tiempo, que Dios pudo usar a personas como así también las diferentes circunstancias para formar el carácter y la personalidad de Moisés.¿Y cuánto tiempo necesitó el Señor para prepararnos para serle útil?