¿ACTITUDES? ¿PROMESAS?

Si Ud. es conocedor de la Palabra de Dios, sabe muy bien que por medio de Su Palabra, o sea por medio de la Biblia, Dios ha dado miles de promesas que tienen vigencia en la actualidad. El que se acerca a Dios, aceptando las indicaciones divinas, puede experimentar en el diario vivir lo que Dios ha prometido. Diversos personajes de la Biblia experimentaron las promesas de Dios y uno de ellos fue un hombre llamado Isaac, quien fuera hijo del famoso matrimonio compuesto por Abraham y Sara. Este hombre Isaac pudo experimentar las promesas de Dios demostrando tres actitudes:
PRIMERO: fue un hombre pacífico. A pesar de todos los conflictos que había en su alrededor, el corazón de Isaac fue pacificador. No en vano, muchos siglos más tarde el Señor Jesús enseñó:”Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
SEGUNDO: fue alguien que devolvía bien aunque le hicieran mal. Cuántas veces Ud. habrá experimentado las bendiciones de Dios, cuando otros le trataron mal y Ud. les devolvió bien. Nuevamente le recuerdo las Palabras del Señor Jesucristo en San Mateo 5:44:”Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y persigan”.
TERCERO: demostró perseverancia. El que ha puesto su fe en el Señor perseverando, verá el cumplimiento de las promesas de Dios en su vida.
¡UD. DEMUESTRE ESTAS ACTITUDES Y DIOS CUMPLIRÁ SUS PROMESAS!

Bosquejo

Texto: Génesis 26:1-30. Filipenses 1:19.

Tema: “RECUPERANDO EL SUMINISTRO”. 

Los problemas, conflictos, litigios que se originan cuando de falta el suministro de algún elemento y el gozo que se expresa al comprobar que el suministro ha sido recuperado. La historia de Isaac y la recuperación del suministro de agua enseña verdades que todo humano debería aprender.

Consideremos:

I) LA NECESIDAD DEL SUMINISTRO.

A) El ser humano es dependiente.
B) En cada segundo depende de diferentes elementos como:
1. El aire. 2. El agua. 3. Los alimentos. 4. La temperatura correcta.
C) Se sabe que faltando alguno de ellos, a la larga perece.
D) No es diferente en el mundo espiritual pues necesita:
1. La palabra de Dios. Mateo 4:4.
2. La vida que proviene de Dios. San Juan 4:4.
3. El agua del Espíritu Santo. San Juan 7:37-39.
4. La comunión espiritual con los hermanos. Hechos 2:42.

II) LA CONEXIÓN CON EL SUMINISTRO.

A) Al ser hechos hijos de Dios. San Juan 1:11-12.
B) El nuevo nacimiento. San Juan 3:3.
C) El permanecer en Cristo. San Juan 15:4.

III) EL ROBO O ENGAÑO POR EL SUMINISTRO. 

A) El robo de los pozos de Isaac. Génesis 26:20.
B) El sellar la fuente. Cantares 4:12.b.
C) Las cisternas rotas que cavan. Jeremías 2:13.
D) El engaño de la serpiente en el Paraíso. Génesis 3:4-5.
E) El engaño del enemigo en la actualidad. 2. de Corintios 11:3.

IV) EL CUIDADO DEL SUMINISTRO.

A) Isaac fue perseverante. Génesis 26:18.
B) La atención espiritual de los hijos de Dios. Salmo 139:23-24.
C) La actitud pacificadora. de Isaac. Génesis 26:27-31.
D) La abundancia por la perseverancia. Génesis 26:32.

CONCLUSIÓN: La invitación del Señor para recuperar el suministro.  Apocalipsis 3:20. La cena, señal de fiesta.

¡SUSTENTO Y SUMINISTRO!

¿Alguna vez se detuvo para dar gracias no solamente por el sustento diario, sino que también por el suministro diario? Si Ud. observa, parecería que la mayoría, vive día tras día sin detenerse por un instante y agradecer por todas los bienes que recibe constantemente. ¡Cuán poco se le enseña a los niños la bendición de tener todo lo necesario y del suministro constante que se recibe! ¡Pero que mal se pone la gente, aún los niños y jóvenes, cuando por algún motivo falta el suministro del agua, o de la electricidad, o el del gas, o el de algún alimento! Siempre cuando falta algún suministro, se trata de suplantar con otro y no siempre da un buen resultado, sino que en muchos casos las consecuencias no son las mejores. En todos los tiempos y en este tiempo tan especial, la humanidad debe recordar que hay un suministro para su alma y para su espíritu, el cual lamentablemente no ha podido llegar al destino humano, debido al pecado, al estar viviendo lejos de Dios. Pero el ser interior del humano necesita la relación personal con Dios y como no lo acepta, busca otros sustitutos, pensando que en ellos va a encontrar la paz, la seguridad, el poder y la esperanza que el Señor suministra a todos aquellos que le buscan y le buscan de todo su corazón. Ud. habrá comprobado que en la vida hay muchas situaciones que no se pueden comprender y preguntas para las que no se encuentran respuestas valederas. Pero eso no quita de que toda persona que desea experimentar la ayuda y la presencia del Señor, la puede experimentar y de tal manera que comprobará que es verdad: en Jesucristo se halla el sustento y el suministro. La Palabra de Dios, afirma en la carta a los Hebreos 1:3, hablando de la persona de Jesucristo dice: “El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que El es, y el que sostiene todas las cosas con su Palabra poderosa”. ¡Búsquelo y experiméntelo!